Entrevista Festival de Cine Chipriota y Griego

ENTREVISTA Festival de Cine Chipriota y Griego

“El cine es mucho más que ver una película, se trata de vivirla, palparla y respirarla. Este Festival tiene el propósito de agitar tus principios y tus costumbres sin moverte de la butaca.”

Juanjo López es guionista, realizador, productor y unos de los organizadores del Festival de Cine Chipriota y Griego, co-organizado por el Ministerio de Educación y Cultura de Chipre, con el apoyo de varias instituciones y empresas. Desde Revelando Ideas, charlamos con él para que nos explique todo lo que necesitamos saber sobre este Festival que celebrará su tercera edición en Barcelona (Cinemes Girona) los próximos 7, 8 y 9 de Febrero.

La primera pregunta es obligada, ¿qué pinta un jienense creando un festival grecochipriota en Barcelona?
Las respuestas a casi todas las preguntas están en el amor. En este caso también. No a un país (jamás) sino a una persona (siempre). Anna y yo siempre buscamos trabajar juntos, supongo que preferimos vivir las cosas juntos a perder el tiempo contándolas. Mezclar negocios y amor es una actividad de riesgo pero lo cierto es que, hasta ahora, todo ha fluido de forma muy natural con proyectos dispares pero muy nuestros. Al principio ella trabajaba la producción de mis webseries, cortometrajes y documentales. Incluso dirigimos juntos una pequeña serie documental, ahí surgió nuestra chispa laboral.

Lo pasábamos muy bien creando contenido, pero la necesidad nos llevó a coquetear con los eventos y nuestra primera vez fue muy especial: servíamos pintxos, poníamos una película y hacíamos un breve coloquio. Muy simple pero con bastante éxito. Y nos dio por pensar que ahí había un camino. Te cuento otra cosa: siendo estudiante no me perdía ningún evento de cine. No es que en Jaén o Granada hubiesen muchos, pero yo estaba en todos. Años después, ya en Barcelona, algunos medios digitales me mandaban como crítico a cubrir algunos festivales.

Tanto de público como de crítico siempre llegaba a la misma conclusión: yo quería estar en mitad de ese tinglado, ser parte en lugar de juez.

¿Cómo surge la idea de crear este festival?
Hay festivales para casi todos los públicos y nosotros queríamos programar contenidos cercanos. Anna es de Chipre y en Barcelona existe una gran comunidad de griegos que, al vivir lejos, no tiene acceso a las películas de su país. Con el Festival ponemos nuestro granito de arena para arreglar este estropicio. Por otro lado me motiva mucho pensar en los cuatro gatos inconformistas que vienen (y vamos) al cine para respirar otras culturas, otras lenguas, otras sensibilidades.

El Festival se apoya en dos ideas: una, la forma más útil de destapar estas películas de corto o nulo recorrido fuera de sus países es haciéndolas competir por premios; y dos: ya puestos a competir, mejor hacer el torneo en un tercer país con mayor cantidad y diversidad de público. No se trata sólo de ofrecer la típica muestra de cine invisible, sino de explicarle también a la gente que la mejor forma de ser público es formando comunidad: nuestros espectadores votan, dan un premio, participan en sorteos, prueban comidas típicas de ambos países y, lo mejor de todo, conocen y dialogan con algun@s de l@s responsables de las películas.

He ido a un buen puñado de festivales y considero que ofrecemos una experiencia bastante completa. No ofrecemos nada nuevo, pero sí muy digno y poco usual.

Después de la buena acogida de las dos pasadas festivales, ¿cómo se prevé esta tercera edición?
La verdad es que cada año es un auténtico enigma, imposible hacer apuestas. Un festival tan pequeño que ofrece una programación tan concreta, minoritaria y sin apoyo de ninguno de los grandes medios de comunicación siempre vive en la máxima incertidumbre. El primer año superamos los 500 espectadores y el segundo logramos mantenernos.

Sin embargo lo más significativo para el Festival ha sido recibir una respuesta tan positiva de un público fiel, cálido, participativo y comunicativo. Ojalá podamos mantener la cifra de espectadores, pero lo cierto es que hemos trabajado muy duro para que aumente y para que, uno a una, se marchen a casa satisfechos por haber estado y colaborado en una experiencia distinta.

Belén Funes y Ana Pfaff. Para esta edición contáis con un jurado de lujo que viene de triunfar en los Goya y los Gaudí. ¿Cómo habéis conseguido embarcarlos en este proyecto?
Cheques en blanco, ese es el secreto. ¡Qué más quisiéramos! El único “truco” para llegar a un trato es ir de frente explicando lo que realmente somos. Una de las mejores cosas de este festival SIEMPRE ha sido su Jurado. En cada edición hemos contado con cuatro miradas al cine y la vida muy especiales. Sólo me reconozco una virtud: el olfato para la calidad humana y la sensibilidad de ciertas personas.

Me hace muchísima ilusión tener a Belén y Ana con nosotros, de la misma forma que años atrás tuvimos a Celia Rico y Marta Díaz de Lope. En todos los casos se repite el mismo patrón: voy al cine y veo unas películas que me invaden, me conquistan y se quedan a fuego en mis corneas. Contacto con sus directoras, les digo lo que siento, les propongo subirse al carro y ellas me confirman que, además de enormes cineastas, también son personas radicalmente generosas y sencillas. Me quito el cráneo.

Pero eso no es todo: este año repite por tercera vez Frank Gutiérrez, uno de los mejores montadores que jamás haya tenido nuestra industria. Frank y Ana son dos generaciones de montaje que rebosan talento y oficio. Y no pienso olvidarme de FILMIN, que nos sigue dando su apoyo incondicional desde que el Festival estaba en pañales y este año nos presta a su editor de contenidos Manel Domínguez. Este Festival no sería Festival sin el calor y el abrazo de Jaume Ripoll, jefe de todo esto y uno de los tipos más tiernos, constructivos y generosos que haya conocido nunca.

¿Qué podemos encontrar como espectadores en el cine griego y chipriota? ¿Qué lo diferencia de la cinematografía de otros países?
Cada país tiene sus historias y sus formas de mostrarlas. Los argumentos son más o menos universales, pero cambian los contextos y los caminos que se toman para expresar las inquietudes. Mucha gente piensa que el cine griego, por aquello de ser mediterráneo, debe ser un cine alegre, cómico, costumbrista… Nada de eso: lo griego ama el drama sobre todas las cosas. Sus historias están capitalizadas por la tragedia en su estado más puro y no tienen nada de aburridas, sino todo lo contrario: son tan sencillas como ambiciosas, tan pausadas como intensas. Las películas que participan cada año en nuestro Festival son propuestas valientes, conscientes y muy pero que muy dignas.

La comunidad griega y chipriota alcanza los 5000 habitantes. ¿Qué beneficios crees que aporta este tipo de festivales a la cultura griega?
Este tipo de eventos generan comunidad, la fortalecen y, sobre todo, la abren a la ciudad que habitan. Es el regalo de un pueblo a su cultura y de una cultura a su pueblo. Es fundamental que la cultura de un país no termine en sus fronteras. Ojalá lo público y lo privado apostasen más por este tipo de eventos porque el beneficio comunitario no se recupera en euros.

Sabemos que no es fácil organizar un festival así. ¿Qué dramas habéis tenido que superar para sacar adelante un proyecto como este?
El esfuerzo del equipo es incalculable e inverosímil. Son cientos y cientos de horas, cinco meses de mucho trabajo que luego se ven concentrados en un único fin de semana que para el público es una fiesta y para nosotros una recompensa al trabajo. Las complicaciones y los obstáculos son parte del espectáculo y nosotros hemos venido a jugar. Si el público responde como hasta ahora habrá merecido la pena. Ojalá siga siendo así.

¿Qué le dirías a cualquiera de los lectores de Revelando Ideas para acabar de convencerlo y que asista los próximos 7, 8 y 9 a los Cinemes Girona?
Pues que vengan a comprobar que hay mucho cine y muy bueno más allá del todopoderoso marketing de Hollywood. Y no sólo cine: hay vida, hay gente, hay emociones. El cine es mucho más que ver una película, se trata de vivirla, palparla y respirarla. Este Festival tiene el propósito de agitar tus principios y tus costumbres sin moverte de la butaca. Son 6 sesiones que no suceden en ningún otro lugar, en ninguna otra cartelera, en ninguna otra sala.

Muchas gracias Juanjo por la entrevista. Seguidles en Facebook para enteraros de todo y recordad: El 7, 8 y 9 de Febrero tenéis una cita en Cinemes Girona.

¡Nos vemos allí! :)🎥

¡No te olvides de compartir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *